Bizcocho de manzana en el microondas (sin gluten, sin lactosa y sin azúcar añadido)

Ahora que empieza a hacer frío lo que más apetecen son cosas calentitas. Por ejemplo, un pedazo de bizcocho recién sacado del horno, para mojar en una taza de leche con cacao… Tentador, ¿verdad? Pero un bizcocho tarda en prepararse normalmente alrededor de una hora, así que no nos sirve para antojos rápidos. ¿O sí? ¿Y si aceleramos las cosas haciendo una versión monodosis en el microondas? Si tenéis en casa un poco de compota de manzana (yo estuve en casa de mis suegros el otro día y volví con tres botes llenos) podéis preparar éste, que es muy parecido al que habíamos hecho de plátano y que además de ser sin gluten no lleva tampoco lactosa ni azúcar añadido.

Para hacerlo sólo necesitáis una cuchara o tenedor, una taza tipo mug y un microondas. Yo intenté prepararlo en un molde bajo porque se lo hice a los enanos para que lo compartieran y pensé que así les sería más fácil meter la cuchara y ya veis en la foto que se me fue un poco por fuera. Sí, ya sé que soy una vaga y que podía haber hecho otro y para colgar una foto más cuqui en el blog, pero decidí que así tiene un aspecto rústico estupendo y que lo rústico está de moda. Por cierto, a los niños les encantó. Y cuando digo que les encantó quiero decir que rebañaron con las cucharas hasta dejar el interior totalmente limpio y después la fierecilla cogió el molde, se lo llevó a la boca y empezó a roer los restos pegoteados en el exterior. No hay más que decir, ¿no?

Sigue leyendo

Anuncios

Magdalenas de calabaza y manzana (sin gluten y sin lactosa)

Sí, llega el otoño y yo me pongo muy pesadita con la calabaza. Primero, porque me encanta. Segundo, porque me regalan mucha. Y no os quejéis, que al blog sólo llegan las cosas dulces: en casa la comen también, además, en cremas varias, risottos y estofados varios (vegetarianos o no). ¿Qué puedo decir? Es sana, es rica y va bien con todo. Así que ya os aviso que ésta no va a ser la última receta de calabaza del año.

Y como me gusta mucho utilizar ingredientes de temporada, estas magdalenas llevan también compota de manzana. Son muy fáciles de hacer, razonablemente saludables (no tienen mantequilla ni aceite y llevan sólo 50 gramos de sirope o miel para una docena de muffins) y salen muy ricas: ¡las llevamos de merienda a casa de una amiga del monstruito y volaron!

Sigue leyendo

Gachas de quinoa (porridge)

Un desayuno que me hago yo a veces y que me encanta son las gachas de avena, el mítico porridge inglés que desayunan siempre los protagonistas de los libros de Enid Blyton. Si las sirves así, sin más, son una cosa fea y tristona, pero si les das un poco de vidilla (fruta troceada, cacao en polvo, sirope, dátiles, crema de cacahuete…) se vuelven un plato lleno de posibilidades. ¿El problema? El gluten. ¡Con lo que le gusta al monstruito robarme parte de mi desayuno cuando es distinto al suyo! Si los dos tenemos tostadas, o sándwich, no hay problema, pero si cada uno tiene una cosa diferente le encanta comerse un poquito del mío. Así que tuve que buscar una versión sin gluten.

Tras preguntar a San Google, la sustituta de la avena estaba clara: la quinoa. No tiene un sabor tan suave como el de la avena, pero con los ingredientes adecuados es una alternativa estupenda. Tenemos dos opciones: utilizar el grano entero o cocinarla directamente en copos. Si elegimos por los copos, las gachas se preparan en cinco minutos, que es una ventaja importante para los días que vamos con prisas o nos levantamos muy hambrientos. Si usamos los granos de quinoa enteros, hay que dejarlos cocer un cuarto de hora, que es más rollo, pero también es cierto que son mucho más baratos que los copos. Yo suelo usar copos de quinoa, porque la textura se parece más al porridge clásico. ¡Ya me contaréis qué hacéis vosotros!

Sigue leyendo

Bizcocho de manzana (sin gluten, sin lactosa y sin azúcar añadido)

Para endulzar bizcochos, tartas y demás postres sin añadir azúcar ni edulcorantes (no sé por qué, pero a los edulcorantes les tengo mogollón de manía) la mejor opción es utilizar fruta. La compota de manzana, por ejemplo, da un sabor sutil y además hace más jugosos los pasteles. El plátano maduro aporta un toque acaramelado a los dulces. Y las frutas deshidratadas (pasas, higos, dátiles, orejones…) son viejunas pero también nos pueden hacer un buen servicio.

Así que por aquí, que seguimos con el reto de #70DíasSinAzúcar (aunque tengo que confesar que el otro día, en un restaurante, tuve un momento de debilidad a la hora del postre), hemos decidido echar mano de la manzana para preparar un bizcocho que no lleva nada de azúcar añadido y, además, es sin gluten y sin lactosa. Saludable, rico, jugoso y fácil de hacer. ¿Se puede pedir más?

Sigue leyendo

Gofres veganos de manzana (sin gluten)

Con lo que les gustan a mis niños los gofres, y lo bien que me apañan a mí sus cenas entre semana, buscar una receta sin gluten era una de mis prioridades. Decidí empezar por ésta porque es sencilla, tiene ingredientes razonablemente fáciles de encontrar (bueno, vale, la harina de trigo sarraceno no la hay en todas partes, pero tampoco hace falta reunir las dragon balls para conseguir un kilo) y lleva un montón de fruta y ningún ingrediente insano.

De hecho, son los gofres más sanos y ligeros que he hecho nunca. Saben a saludable. La verdad es que me dan ganas de recubrirlos de nata, helado y chocolate, pero eso estropearía un poco el efecto, ¿no?

Sigue leyendo