Gofres veganos de manzana (sin gluten)

Con lo que les gustan a mis niños los gofres, y lo bien que me apañan a mí sus cenas entre semana, buscar una receta sin gluten era una de mis prioridades. Decidí empezar por ésta porque es sencilla, tiene ingredientes razonablemente fáciles de encontrar (bueno, vale, la harina de trigo sarraceno no la hay en todas partes, pero tampoco hace falta reunir las dragon balls para conseguir un kilo) y lleva un montón de fruta y ningún ingrediente insano.

De hecho, son los gofres más sanos y ligeros que he hecho nunca. Saben a saludable. La verdad es que me dan ganas de recubrirlos de nata, helado y chocolate, pero eso estropearía un poco el efecto, ¿no?

Sigue leyendo

Bizcocho de plátano en el microondas

mug-cake-platano

Los mug cakes (es decir, bizcochos preparados en tazas y cocinadas en el microondas) están llenos de ventajas. La principal es que te permiten disfrutar de un dulce en cuestión de minutos, que es una cosa estupenda cuando te da un antojo por la noche, mientras ves la tele, o cuando les has prometido a los monstruitos que si recogen todos los juguetes sin protestar y sin tirárselos a la cabeza el uno al otro les darás un premio.

La desventaja es que a veces explotan en el microondas (un día tuve un incidente terrorífico con un bizcocho de arándanos) y que no son muy elegantes. Crecen a lo loco para desinflarse después, suelen desbordar la taza y dejarla llena de chorretones y tienen ese aspecto triste de la repostería hecha al vapor. Pero a mis monstruitos les da igual: éste de plátano, sin gluten, sin lactosa y sin azúcar añadido, lo corté en pedacitos y lo repartí en dos boles. ¡Y tan contentos! ¡El próximo día seguro que recogen aún más rápido!

Sigue leyendo

Crema de cacao para untar (vegana y sin azúcar añadido)

crema-de-cacao-para-untar
“Leche, cacao, avellanas y azúcaaaaaaar”… ¡Si eso no es un himno generacional, no sé qué puede ser! El problema de este eslogan es que es pegadizo, pero poco realista. Lo más adecuado sería cantar: “azúcar, aceite de palma, avellanas, cacao desgrasado, leche desgrasada en polvo, suero lácteo en polvo y emulgenteeeeeees”. Y ya sé que así tiene menos ritmo, pero es que la lista real de ingredientes que llevan tanto la Nocilla como la Nutella da bastante miedito. ¡Y eso sin hablar de nuestro archienemigo, el aceite de palma!

Y en realidad la crema de cacao para untar es una cosa bastante fácil de hacer en casa: en Internet podéis encontrar decenas de versiones, algunas más desmadradas aún que las comerciales (he visto alguna con tres tipos distintos de chocolate y media taza de azúcar) y otras mucho más razonables. Aquí os dejo ésta, por si os apetece daros un caprichito de vez en cuando: versión vegana (podéis hacerla con leche normal, obviamente), sin azúcar añadido (sólo dátiles) y tan rica como la versión de supermercado. ¡A mis niños les gusta tanto que rebañan con los dedos toda la crema de las tostadas antes de empezar a comerse el pan!

Sigue leyendo

Gofres de avena y zanahoria

gofres-de-avena-y-zanahoria

Hablemos de la avena. Bueno, no, no hablemos, porque os iba a soltar la típica charla de lo estupenda que es la avena, sanísima y llena de propiedades, pero resulta que aquí una servidora no es nutricionista y, por tanto, no me siento cualificada para hacer este tipo de afirmaciones. Me limitaré a recomendaros que le preguntéis a alguien más formado que yo. ¡Vais a alucinar!

Y yo, que antes pensaba que los copos de avena eran una comida para viejecitos desdentados y desayunos británicos, estoy enganchada, porque he descubierto que vale para casi todo: bizcochos, muffins, barritas de cereales, mueslis y granolas… Incluso gofres, facilísimos de hacer y una de las cenas favoritas de mis enanos. Por cierto, ¿os he dicho ya que no tienen azúcar añadido?

Sigue leyendo

Scones de queso

scones-de-queso

Antes de que los británicos se pongan en serio con el Brexit y nos dejen abandonados llevándose con ellos el té, la mermelada de ruibarbo y los coches con el volante a la derecha, yo voy a aprovechar y sacarle partido a todas las cosas maravillosas que han aportado a mi vida como repostera. Las recetas de Jamie Oliver, por ejemplo. Las temporadas pendientes que aún tengo que ver del Great British Bake Off, que es uno de mis concursos televisivos favoritos. Los crumbles (aún no hemos hecho ninguno en el blog, pero todo se andará). ¡Y los scones!

¡Hace dos años que no cuelgo en el blog una receta de scones! No sé por qué los tengo tan abandonados, porque me encantan y son muy fáciles de hacer. De hecho son tan sencillos que esta vez no sólo tuve la inestimable ayuda del monstruito: también la fierecilla, que aún no ha cumplido dos años, nos echó una mano ayudando a poner los ingredientes en el bol, revolviendo y cortando la masa con el cortapastas. Vale, sí, cuando acabamos parecía que había estallado un saco de harina en la cocina, pero ellos se quedan tan contentos y tan satisfechos que compensa.

Sigue leyendo