Blondie de zanahoria y tahini (sin gluten y sin lactosa)

Lo que diferencia a los brownies (y a sus primos rubios, los blondies) del resto de los bizcochos es que con ellos no intentamos que sean esponjosos: intentamos que sean densos y jugosos, pero no pesados ni mazacotes. Hay que buscar un pastel lleno de sabor, que se derrita en la boca, no un bloque macizo con tropezones de nueces. El truco para conseguirlo suele ser coger una cantidad muy loca de mantequilla y batirla bien con el azúcar para que coja aire, pero ¿y si no quieres usar una cantidad muy loca de mantequilla en tus postres?

Pues hay alternativas, y algunas de ellas son incluso saludables. En esta receta, por ejemplo, utilizamos tahini, que es simplemente una pasta que se hace con semillas de sésamo trituradas y que la mayoría de la gente usa sólo para hacer hummus, pero que yo recomiendo muy mucho para experimentar en la repostería. Y utilizamos almendra molida. Y un poco de piña fresca. Y dos o tres cucharadas de sirope de arce para endulzar, que no son muchas pero se pueden aumentar si os parece necesario. Y zanahorias. Y unas pacanas, o cualquier otro fruto seco que os guste. Y si juntas todo esto acabas con un estupendo blondie de zanahoria y tahini (sin gluten y, ya que estamos, sin lactosa), poco habitual y de aspecto algo rústico, pero fabuloso para tomar solo o acompañado con un poco de helado de vainilla.

Sigue leyendo

Anuncios

Tarta de zanahoria, naranja y pistachos

tarta de zanahoria naranja y pistachos

Mi fierecilla estuvo de cumpleaños. Jo. Nació ayer, y de repente ya tiene un año. A este paso, se nos va a ir a la Universidad antes de verano. Sí, ya sé que estoy dramatizando, pero no sé en qué momento pasó de ser una recién nacida a ser un terremoto con chicho y dientes que se arrastra por el pasillo como si fuese un zombie sediento en busca de… bueno, de talones, a los cerebros aún no llega. Todo se andará.

Aprovechando que aún no habla (ni come pasteles) decidí elegir yo su tarta. Como mi madre lleva desde enero quejándose de que su tarta de cumpleaños salió demasiado pequeña (yo opino que simplemente estaba muy rica y por eso nos la comimos tan rápido), hice una de zanahorias, que ya sabéis que le encantan, para compensar. ¡Pero no es la típica carrot cake estadounidense, sin más! Ésta tiene un toque exótico: pistachos, naranja, miel y tahini. No es la receta más fácil del mundo, pero el esfuerzo vale la pena: ¡está riquísima!

Sigue leyendo

Galletas de tahini

galletas tahini

Confieso que cuando empecé este blog muchas veces elegía las recetas pensando, sobre todo, en que atrajesen visitas. Los brownies y los blondies, por ejemplo, suelen funcionar muy bien, y también los cupcakes y casi todo lo que lleve chocolate. Dos años después, paso. No me malinterpretéis: claro que me encanta ver cómo poco a poco esta cocinita se va llenando de gente (aunque siga siendo un proyecto muy humilde y muy de andar por casa), pero a estas alturas he decidido que si cocino para mí y los míos, voy a hacer lo que me apetezca a mí, que en este momento es más la repostería integral y semi saludable y menos las montañas de buttercream de colores.

Y os suelto todo ese rollo porque doy por sentado que a nadie más que a mí le va a interesar esta receta de galletas de tahini. Para los que no lo conozcáis, el tahini (o tahina) es una pasta hecha con semillas de sésamo tostadas que se utiliza habitualmente en la cocina de Oriente Medio. Yo la había usado para platos salados, pero nunca la había visto como ingrediente de una receta dulce. Y como aquí una servidora es de naturaleza curiosa, me lancé a hacer estas galletas, que recuerdan un poco a las cookies estadounidenses de mantequilla de cacahuete, pero con un sabor tostado más sutil.

Sigue leyendo