Yogur de vainilla (en yogurtera)

Tenemos un poco abandonada a la yogurtera últimamente, porque en casa tomamos TANTOS yogures que a la pobre no le da tiempo a abastecernos. Sobre todo, compramos yogures naturales, que tomamos con frutas, con compota o con un poco de mermelada casera. Pero de vez en cuando nos da algún antojo y nos pasamos al yogur de sabores: a los enanos les encanta el de fresa y a mi media naranja, el de vainilla.

Y el caso es que se puede hacer yogur de vainilla con la yogurtera, y es una forma de asegurarte de que lleva vainilla de verdad y no algún sustituto artificial… Así que me puse manos a la obra y preparé una tanda de yogures que, como siempre, volaron. ¡Con éstos no hay manera de que duren los postres en casa!

Sigue leyendo

Anuncios

Tarta de cumpleaños de vainilla con cobertura de chocolate

tarta de cumpleaños

Ser madre significa levantarte a las 8 de la mañana de un sábado para preparar una tarta de cumpleaños.

Ser madre significa dejar de lado tus principios nutricionales una vez al año y elegir una receta que entre el bizcocho y la cobertura lleva casi medio kilo de mantequilla… porque es la que te ha pedido el cumpleañero.

Ser madre significa buscar como una loca plantillas fáciles con siluetas de zorros en Internet porque cuando le preguntaste a tu hijo qué tarta iba a querer por su cumpleaños contestó crípticamente “una tarta de zorro”.

Ser madre significa estar toreando a dos niños (uno que intenta comerse la masa cruda y otra que intenta meterse todo el tiempo en la bolsa de papel para reciclar) mientras tienes las manos todas pringosas por engrasar los moldes.

Ser madre significa saber que, aunque barriste tres veces seguidas el suelo de la cocina, vas a estar encontrando bolitas de colores durante meses.

Ser madre significa que, aunque tienes un blog de repostería, haces la foto de la tarta deprisa y corriendo, sin preparar nada, porque está todo el mundo esperando por ti en casa de la abuela y tú has perdido diez minutos trasladándola de la peana al portatartas tratando de que no se rompa en el intento.

Y ser madre es derretirte un poquito cuando ves la cara que pone al probar el primer trozo…

Sigue leyendo