Bizcocho integral de naranja

bizcocho naranja

La verdad es que mi monstruito está en una edad muy divertida: se muere de risa cuando el pan salta de la tostadora, habla a gritos con los personajes de la tele (“¡hay que compartir, Pocoyó!”, le dice el muy jetas, aunque luego a él le cueste un mundo prestar sus juguetes) y el otro día le pusimos un disco de los Clash y al principio de cada tema nos miraba y nos decía muy serio: “La gallina Turuleta”.

Y os cuento todo esto porque el otro día cumplió dos añazos y la receta de esta semana es la tarta -bueno, bizcocho- que le hicimos. El año pasado, como él no iba a tomarla, los adultos nos comimos en su honor una tarta de chocolate y arándanos, pero este año preferí hacer algo más sano y opté por este bizcocho integral de naranja y yogur. ¡Y qué cosa más deliciosa! Le pasa como al bizcocho de mango: no tiene un aspecto espectacular, pero está impresionantemente rico y jugoso. ¡Cuando quise hacer la foto ya sólo quedaba una esquinita!

Bizcocho integral de naranja y yogur
(Para un molde redondo de 23 centímetros de diámetro)

90 gramos de harina
90 gramos de harina integral (sustituidla por harina normal si queréis)
2 cucharaditas de levadura química (tipo Royal)
½ cucharadita de sal
2 yogures naturales
250 gramos de azúcar
La ralladura y el zumo de una naranja
½ cucharadita de esencia de vainilla
3 huevos
80 ml de aceite de oliva suave (o de girasol)
Opcional: azúcar glas, para decorar

  1. En un recipiente mediano tamizamos juntas las dos harinas con la levadura química y la sal. Reservamos.
  2. En un bol grande batimos bien los yogures con 200 gramos de azúcar, la ralladura de naranja y la esencia de vainilla. Después añadimos los huevos uno a uno, batiendo bien de cada vez.
  3. Con una espátula vamos agregando la mezcla de harina, hasta obtener una consistencia homogénea. Por último, sin dejar de remover, echamos poco a poco el aceite de oliva hasta que esté totalmente incorporado a la masa.
  4. Vertemos la mezcla en un molde previamente engrasado y/o forrado con papel vegetal y la horneamos a 180ºC durante unos 50 minutos.
  5. Sacamos el bizcocho y lo dejamos reposar 10 minutos en el molde. Mientras, calentamos en un cazo sin dejar de remover los 50 gramos de azúcar restantes y el zumo de naranja hasta que el azúcar se haya disuelto por completo.
  6. Desmoldamos el bizcocho y lo ponemos en una rejilla sobre una fuente o sobre la propia bandeja de horno. Con una cuchara, vamos echando el zumo de naranja con azúcar sobre toda la superficie del bizcocho, repartiéndolo bien (ya veis que es importante lo de poner la rejilla sobre una bandeja, porque si no vais a poner la cocina perdida). Dejamos enfriar de todo antes de cortarlo.
  7. Si queréis espolvorearlo con azúcar glas, hacedlo justo antes de servirlo, porque al haberle puesto el zumo de naranja desaparece bastante rápido.

(Encontré la inspiración en Girl Versus Dough)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s