Magdalenas de naranja y almendras (sin gluten)

No es casualidad que las últimas magdalenas que colgamos en el blog fuesen de naranja y éstas también lo sean: quería enseñarle al monstruito que, con o sin gluten, podemos seguir con nuestras recetas tan contentos como antes. Por ahora lo de la dieta restringida lo lleva muy bien: en el cole le hacen menú adaptado pero similar al de los demás niños, en casa comemos todos lo mismo y él sólo tiene distinto el pan (y el drama ahí lo monta la fierecilla, que quiere el mismo pan que su hermano) y en la primera fiesta de cumpleaños a la que fue desde el diagnóstico había miles de cosas que podía tomar, así que se puso las botas, como siempre. ¡Esperemos que todo siga así de bien!

¿Y la receta de hoy? Pues es fácil de hacer, con ingredientes que se pueden encontrar en cualquier cocina y el resultado son unas magdalenas muy esponjosas que, si se guardan en un bote hermético, aguantan bien un par de días. Y ya otro día me pondré a investigar sobre las harinas sin gluten…

Sigue leyendo

Muffins de naranja (¡con una naranja entera!)

magdalenas-de-naranja

No son las primeras magdalenas de naranja que hacemos en este blog (tenemos unas, estupendas, con semillas de amapola), pero sí son las primeras que tienen entre sus ingredientes una naranja entera. Y cuando digo entera quiero decir entera: con piel y todo. Bueno, las pepitas las tiré. Pero el resto, bien aprovechadito que está.

Es una receta genial: el color de los muffins es una locura, y son excepcionalmente jugosos y sabrosos. De hecho, escondimos un par de ellos en el armario de la cocina, guardados en un recipiente hermético, y nos olvidamos de ellos hasta dos días después. ¡Y seguían tiernos y esponjosos!

Sigue leyendo

Polos de naranja, mango y plátano

polos de naranja, mango y plátano

¡Otro año que desde este humilde blog nos unimos al Food Revolution Day, capitaneado por Jamie Oliver! ¿Por qué? Porque el acceso a alimentos frescos y de calidad debería estar garantizado para todos. Porque cocinar no debería ser una moda o un hobby, sino un conocimiento básico. Porque problemas de salud causados por nuestro estilo de vida, como la obesidad y la diabetes se están convirtiendo en epidemias en el mundo industrializado. Y sí, ya sé que éste es un blog de repostería, pero ya sabéis que por regla general soy más de meter espinacas en unos muffins o alubias en un brownie que de preparar buttercreams y frostings de colores.

Así que hoy os traigo un nuevo capítulo sobre “cómo engañar a los niños para que coman fruta sin saberlo” con la receta más fácil del mundo: polos caseros. Bates fruta, le pones un palito, la congelas et voilà! Por cierto, Internet está llena de recetas de polos que incluyen almíbar o grandes cantidades de azúcar: ni caso. Elegid frutas dulces y maduras y listo.

Sigue leyendo

Tarta de zanahoria, naranja y pistachos

tarta de zanahoria naranja y pistachos

Mi fierecilla estuvo de cumpleaños. Jo. Nació ayer, y de repente ya tiene un año. A este paso, se nos va a ir a la Universidad antes de verano. Sí, ya sé que estoy dramatizando, pero no sé en qué momento pasó de ser una recién nacida a ser un terremoto con chicho y dientes que se arrastra por el pasillo como si fuese un zombie sediento en busca de… bueno, de talones, a los cerebros aún no llega. Todo se andará.

Aprovechando que aún no habla (ni come pasteles) decidí elegir yo su tarta. Como mi madre lleva desde enero quejándose de que su tarta de cumpleaños salió demasiado pequeña (yo opino que simplemente estaba muy rica y por eso nos la comimos tan rápido), hice una de zanahorias, que ya sabéis que le encantan, para compensar. ¡Pero no es la típica carrot cake estadounidense, sin más! Ésta tiene un toque exótico: pistachos, naranja, miel y tahini. No es la receta más fácil del mundo, pero el esfuerzo vale la pena: ¡está riquísima!

Sigue leyendo

Bizcocho integral de naranja

bizcocho naranja

La verdad es que mi monstruito está en una edad muy divertida: se muere de risa cuando el pan salta de la tostadora, habla a gritos con los personajes de la tele (“¡hay que compartir, Pocoyó!”, le dice el muy jetas, aunque luego a él le cueste un mundo prestar sus juguetes) y el otro día le pusimos un disco de los Clash y al principio de cada tema nos miraba y nos decía muy serio: “La gallina Turuleta”.

Y os cuento todo esto porque el otro día cumplió dos añazos y la receta de esta semana es la tarta -bueno, bizcocho- que le hicimos. El año pasado, como él no iba a tomarla, los adultos nos comimos en su honor una tarta de chocolate y arándanos, pero este año preferí hacer algo más sano y opté por este bizcocho integral de naranja y yogur. ¡Y qué cosa más deliciosa! Le pasa como al bizcocho de mango: no tiene un aspecto espectacular, pero está impresionantemente rico y jugoso. ¡Cuando quise hacer la foto ya sólo quedaba una esquinita!

Sigue leyendo