Tortitas de plátano (veganas, sin gluten y sin azúcar añadido)

Pues nada, que se acaba el verano. Tampoco es que en mi tierra hayamos disfrutado de mucho sol, porque mientras el resto de la península sufría varias olas de calor por aquí estábamos más bien fresquitos, pero ahora llueve y se hace antes de noche y las tiendas están llenas de ropa de colores oscuros. Vamos, un rollo.

Así que, para animarnos, cuando tenemos tiempo intentamos empezar el día con desayunos diferentes, como estas tortitas de plátano, que a mis enanos les encantan y a mí me parecen más que razonables, porque la receta es vegana y sin azúcar añadido. Sí, ya, hacer tortitas da un poquito de trabajo, ¡pero hay que mimarse de vez en cuando!

Sigue leyendo

Anuncios

Mousse de chocolate y tofu

Pues a mí me gusta mucho el tofu. Y lo digo así porque los muy carnívoros suelen odiarlo, dicen que es muy insípido. Y sí, lo es, pero también lo son unos macarrones hervidos sin más, ¿no? La gracia consiste, precisamente, en que es una esponja para los demás sabores. Si lo marinas bien, lo bañas en una salsa interesante o le añades especias sirve para mil recetas. Además, cada vez es más fácil encontrar en el supermercado distintas texturas: un tofu firme y ahumado puede ser estupendo para hacer a la plancha con un poco de aceite de oliva y pimentón y un tofu sedoso, desmenuzado y con cúrcuma, da bastante el pego para hacer unos “huevos revueltos” veganos.

Incluso sirve para hacer postres: éste se prepara en diez minutos, no necesita horno y nadie va a sospechar que lleva tofu si vosotros no decís nada. Es una mousse más contundente que la tradicional, pero también más saludable, porque el tofu tiene un aporte bastante alto de proteínas pero en cambio no tiene muchas grasas. Así que dejad de mirarlo con mirada desdeñosa y dadle una oportunidad. We love tofu!

Sigue leyendo

Helado de piña y fresa (vegano y sin azúcar añadido)

La gente que dice que no le gusta la fruta se merece una colleja. Bueno, no, porque la violencia es cosa fea, ¡pero no me digáis que no es para desesperarse! Hay tropecientos tipos de fruta, que además van cambiando a lo largo del año para que no nos aburramos, y millones de formas de prepararla. Yo entiendo que si sólo comes plátanos y bebes zumos de naranja de tetrabrick (por cierto, recordatorio: los zumos NO equivalen a una pieza de fruta) acabes hasta el moño, pero ¿y si la sirves en forma de batidos, compotas, polos, bocadillos, ensaladas…?

Y con los niños, lo mismo: si les das siempre una manzana cortada en gajos van a aborrecerla (y pongo este ejemplo porque el 90% de las veces que un menú escolar pone “fruta” de postre quiere decir “manzana en gajos”). Si la disfrazas o la promocionas con un poco de cariño les va a resultar mucho más apetecible. Los míos, por ejemplo, se volvieron locos con este helado casero, preparado con sólo dos ingredientes: piña y fresa.

Sigue leyendo

Gachas de quinoa (porridge)

Un desayuno que me hago yo a veces y que me encanta son las gachas de avena, el mítico porridge inglés que desayunan siempre los protagonistas de los libros de Enid Blyton. Si las sirves así, sin más, son una cosa fea y tristona, pero si les das un poco de vidilla (fruta troceada, cacao en polvo, sirope, dátiles, crema de cacahuete…) se vuelven un plato lleno de posibilidades. ¿El problema? El gluten. ¡Con lo que le gusta al monstruito robarme parte de mi desayuno cuando es distinto al suyo! Si los dos tenemos tostadas, o sándwich, no hay problema, pero si cada uno tiene una cosa diferente le encanta comerse un poquito del mío. Así que tuve que buscar una versión sin gluten.

Tras preguntar a San Google, la sustituta de la avena estaba clara: la quinoa. No tiene un sabor tan suave como el de la avena, pero con los ingredientes adecuados es una alternativa estupenda. Tenemos dos opciones: utilizar el grano entero o cocinarla directamente en copos. Si elegimos por los copos, las gachas se preparan en cinco minutos, que es una ventaja importante para los días que vamos con prisas o nos levantamos muy hambrientos. Si usamos los granos de quinoa enteros, hay que dejarlos cocer un cuarto de hora, que es más rollo, pero también es cierto que son mucho más baratos que los copos. Yo suelo usar copos de quinoa, porque la textura se parece más al porridge clásico. ¡Ya me contaréis qué hacéis vosotros!

Sigue leyendo

Gofres de chocolate y plátano (sin gluten y sin azúcar añadido)

Hoy voy a ser muy breve: Gofres. Chocolate. Plátano.

Si los últimos gofres que hicimos sabían a sano, éstos saben simple y llanamente a chocolate. Y aunque ya sé que con eso ya está todo dicho, y que debería pasar simplemente a la receta, me vais a permitir señalar que, además, son sin gluten y, siguiendo con nuestro reto #70DíasSinAzúcar, sin azúcar añadido. Y fáciles de hacer. Y se pueden congelar, para tenerlos listos cuando os apetezca un desayuno especial pero no tengáis mucho tiempo para prepararlo. Y con esto, sin entreteneros más, pasamos a la receta…

Sigue leyendo