Bizcocho de manzana en el microondas (sin gluten, sin lactosa y sin azúcar añadido)

Ahora que empieza a hacer frío lo que más apetecen son cosas calentitas. Por ejemplo, un pedazo de bizcocho recién sacado del horno, para mojar en una taza de leche con cacao… Tentador, ¿verdad? Pero un bizcocho tarda en prepararse normalmente alrededor de una hora, así que no nos sirve para antojos rápidos. ¿O sí? ¿Y si aceleramos las cosas haciendo una versión monodosis en el microondas? Si tenéis en casa un poco de compota de manzana (yo estuve en casa de mis suegros el otro día y volví con tres botes llenos) podéis preparar éste, que es muy parecido al que habíamos hecho de plátano y que además de ser sin gluten no lleva tampoco lactosa ni azúcar añadido.

Para hacerlo sólo necesitáis una cuchara o tenedor, una taza tipo mug y un microondas. Yo intenté prepararlo en un molde bajo porque se lo hice a los enanos para que lo compartieran y pensé que así les sería más fácil meter la cuchara y ya veis en la foto que se me fue un poco por fuera. Sí, ya sé que soy una vaga y que podía haber hecho otro y para colgar una foto más cuqui en el blog, pero decidí que así tiene un aspecto rústico estupendo y que lo rústico está de moda. Por cierto, a los niños les encantó. Y cuando digo que les encantó quiero decir que rebañaron con las cucharas hasta dejar el interior totalmente limpio y después la fierecilla cogió el molde, se lo llevó a la boca y empezó a roer los restos pegoteados en el exterior. No hay más que decir, ¿no?

Sigue leyendo

Anuncios

Magdalenas de calabaza y manzana (sin gluten y sin lactosa)

Sí, llega el otoño y yo me pongo muy pesadita con la calabaza. Primero, porque me encanta. Segundo, porque me regalan mucha. Y no os quejéis, que al blog sólo llegan las cosas dulces: en casa la comen también, además, en cremas varias, risottos y estofados varios (vegetarianos o no). ¿Qué puedo decir? Es sana, es rica y va bien con todo. Así que ya os aviso que ésta no va a ser la última receta de calabaza del año.

Y como me gusta mucho utilizar ingredientes de temporada, estas magdalenas llevan también compota de manzana. Son muy fáciles de hacer, razonablemente saludables (no tienen mantequilla ni aceite y llevan sólo 50 gramos de sirope o miel para una docena de muffins) y salen muy ricas: ¡las llevamos de merienda a casa de una amiga del monstruito y volaron!

Sigue leyendo

Panna cotta

La panna cotta es la prima italiana del flan, aunque no lleva huevo. Se hace con leche, nata, azúcar y algún gelatificante (gelatina o su pariente vegetariano, el agar agar) y se suele servir con mermelada. No necesita horno y es facilísima de hacer. Y aun así, la primera vez que la preparé conseguí liarla parda.

Mi teoría es que me despisté y no disolví bien el agar agar. Bueno, no sé, pero en vez de una docena de pana cottas acabé con una docena de sopas de nata. El caso es que soy bastante tozuda, así que volví a intentarlo, y esta vez presté más atención a lo que hacía. Al segundo intento, las pana cottas cuajaron perfectamente. ¡Y fueron un éxito!

Sigue leyendo

Tarta de calabaza (sin gluten)

Que sí, que ya, que Halloween es fatal y que son mucho mejores los dulces tradicionales de Todos los Santos. Y ojo, que yo no tengo nada contra los buñuelos y los huesitos de santo (que es lo que se come en mi tierra el 1 de noviembre), pero es que ya sabéis que me vuelve loca la calabaza y busco cualquier excusa para cocinar con ella. Por ejemplo, la excusa de hoy es que las últimas semanas me regalaron unos tres kilos y algo tengo que hacer con ella para que no se me ponga mala.

Así que, ya que la semana que viene toca que salgan a pasear los fantasmas y los murciélagos, os traigo una versión sin gluten de tarta de calabaza. Como es un postre tan popular en EEUU hay miles de recetas; de hecho, por aquí ya os contamos alguna hace un par de años. Lo bueno que tienen es que se pueden personalizar y combinar a vuestro gusto: podéis utilizar esta base, de masa quebrada sin gluten, con el relleno de la última vez; si preferís no utilizar preparados comerciales también podéis prepararla con la base que usamos para la tarta de limón y merengue, que se hace con almendra molida; y si no sois celíacos podéis sustituirla por masa quebrada normal o incluso por una lámina de hojaldre. El caso es que, la hagáis como la hagáis, esta tarta es perfecta para aprovechar el ingrediente estrella de esta temporada. Y ya otro día haremos buñuelos.

Sigue leyendo

Barritas energéticas de quinoa y plátano (veganas, sin gluten y sin azúcar añadido)

El otro día intenté hacer barritas de muesli sin gluten. Busqué una receta con buena pinta y, siguiendo las instrucciones concienzudamente, junté un montón de granos de quinoa inflados, frutos secos, semillas y arándanos deshidratados. Después, los mezclé con la correspondiente cantidad de miel derretida, los aplasté bien en un molde, los horneé y los dejé enfriar. Y cuando los fui a desmoldar, el bloque entero se desintegró. Vamos, no es que desapareciese delante de mis ojos, es que se desmenuzaba cada vez que lo tocaba o intentaba cortar un trozo. Como barritas, un desastre, y como granola, llevaba tanta miel (para que quedase bien pegado, manda narices) que ni siquiera estaba rico. Fracaso total.

Pero yo estaba empeñada en hacer unas barritas para que el monstruito llevase al cole, porque no hay cosa que le guste más que llevar un poco de repostería casera para la meriendita de media mañana. Así que busqué otra receta, completamente distinta, y esta vez sí que salió bien. ¡Y el monstruito, feliz, que es de lo que se trata!

Sigue leyendo