Magdalenas de naranja y almendras (sin gluten)

No es casualidad que las últimas magdalenas que colgamos en el blog fuesen de naranja y éstas también lo sean: quería enseñarle al monstruito que, con o sin gluten, podemos seguir con nuestras recetas tan contentos como antes. Por ahora lo de la dieta restringida lo lleva muy bien: en el cole le hacen menú adaptado pero similar al de los demás niños, en casa comemos todos lo mismo y él sólo tiene distinto el pan (y el drama ahí lo monta la fierecilla, que quiere el mismo pan que su hermano) y en la primera fiesta de cumpleaños a la que fue desde el diagnóstico había miles de cosas que podía tomar, así que se puso las botas, como siempre. ¡Esperemos que todo siga así de bien!

¿Y la receta de hoy? Pues es fácil de hacer, con ingredientes que se pueden encontrar en cualquier cocina y el resultado son unas magdalenas muy esponjosas que, si se guardan en un bote hermético, aguantan bien un par de días. Y ya otro día me pondré a investigar sobre las harinas sin gluten…

Sigue leyendo

Chocolate a la taza

chocolate-a-la-taza

Cosas imprescindibles para sobrevivir al invierno: mantas, calcetines gruesos y un buen chocolate a la taza. En Galicia, además, un impermeable, unas buenas botas de agua y unas piedras para meter en los bolsillos y no salir volando los días de temporal.

El caso es que para hacer un buen chocolate a la taza no hacen falta preparados comerciales ni ingredientes exóticos, sólo un poco de paciencia y buenas materias primas. Una tableta de que tenga un mínimo de 85% de cacao nos permitirá disfrutar de un chocolate caliente de sabor intenso y entrar en calor mientras miramos por la ventana y juramos que no volveremos a pisar la calle por lo menos hasta la primavera…

Sigue leyendo

¡Un celíaco en la familia!

monstruito

Hoy tengo novedades importantes: nos acabamos de enterar de que el monstruito es celíaco. Para los que no lo sepáis, la celiaquía es una enfermedad crónica producida por una intolerancia permanente al gluten, que es una sustancia presente en algunos cereales como el (omnipresente) trigo, la avena, el centeno y la cebada. Así que aquí estamos, aprendiendo mucho sobre harinas sin gluten y adaptándonos al nuevo escenario.

¿Y el blog? El blog, obviamente, pasa a convertirse en un blog de cosas ricas y sin gluten. Mantendré mi filosofía de hacer postres sencillos, resultones y razonablemente saludables. Intentaré no meterme en ingredientes demasiado exóticos. Intentaré sobrevivir a los precios de los productos especiales para celíacos. Intentaré seguir con el tipo de recetas que he hecho hasta ahora. Y, sobre todo, intentaré que mi monstruito sea feliz y vea que, aunque muchas veces no pueda probar las tartas de cumpleaños de sus amigos y tenga que ir a las fiestas con su propia merienda, va a poder seguir disfrutando de bizcochos, galletas y dulces caseros preparados especialmente para él. Porque para eso estamos las mamás, ¿no? ¡Para cuidar a los monstruitos!

Bizcocho de plátano en el microondas

mug-cake-platano

Los mug cakes (es decir, bizcochos preparados en tazas y cocinadas en el microondas) están llenos de ventajas. La principal es que te permiten disfrutar de un dulce en cuestión de minutos, que es una cosa estupenda cuando te da un antojo por la noche, mientras ves la tele, o cuando les has prometido a los monstruitos que si recogen todos los juguetes sin protestar y sin tirárselos a la cabeza el uno al otro les darás un premio.

La desventaja es que a veces explotan en el microondas (un día tuve un incidente terrorífico con un bizcocho de arándanos) y que no son muy elegantes. Crecen a lo loco para desinflarse después, suelen desbordar la taza y dejarla llena de chorretones y tienen ese aspecto triste de la repostería hecha al vapor. Pero a mis monstruitos les da igual: éste de plátano, sin gluten, sin lactosa y sin azúcar añadido, lo corté en pedacitos y lo repartí en dos boles. ¡Y tan contentos! ¡El próximo día seguro que recogen aún más rápido!

Sigue leyendo

Crema de cacao para untar (vegana y sin azúcar añadido)

crema-de-cacao-para-untar
“Leche, cacao, avellanas y azúcaaaaaaar”… ¡Si eso no es un himno generacional, no sé qué puede ser! El problema de este eslogan es que es pegadizo, pero poco realista. Lo más adecuado sería cantar: “azúcar, aceite de palma, avellanas, cacao desgrasado, leche desgrasada en polvo, suero lácteo en polvo y emulgenteeeeeees”. Y ya sé que así tiene menos ritmo, pero es que la lista real de ingredientes que llevan tanto la Nocilla como la Nutella da bastante miedito. ¡Y eso sin hablar de nuestro archienemigo, el aceite de palma!

Y en realidad la crema de cacao para untar es una cosa bastante fácil de hacer en casa: en Internet podéis encontrar decenas de versiones, algunas más desmadradas aún que las comerciales (he visto alguna con tres tipos distintos de chocolate y media taza de azúcar) y otras mucho más razonables. Aquí os dejo ésta, por si os apetece daros un caprichito de vez en cuando: versión vegana (podéis hacerla con leche normal, obviamente), sin azúcar añadido (sólo dátiles) y tan rica como la versión de supermercado. ¡A mis niños les gusta tanto que rebañan con los dedos toda la crema de las tostadas antes de empezar a comerse el pan!

Sigue leyendo