Pan de vino tinto y nueces

pan de vino y nueces peq

¿Pros y contras de este pan? Vale. Pro: tiene nueces, tostaditas y crujientes. Contra: la masa es un mal bicho. Pro: el vino tinto hace que la miga quede de un estupendo color entre rosita y morado. Contra: en serio, al principio vais a odiar esta masa, que es pegajosa y al tener nueces se rompe toda al amasarla. Pro: este pan requiere muy poquito amasado. Pro: y está buenísimo. Pro: y la gente alucina cuando lo ve y les suena todo muy emocionante y complicado.

Bueno, ya veis que yo soy todo sinceridad. Yo os dejo los pros y los contras (y la receta) y ya vosotros decidís si queréis hacerlo o no. Sí, al principio la masa es intratable, pero lo cierto es que casi no hay que amasar y el pan sale muy resultón. ¿Y lo bien que quedas por ahí diciendo que sabes hacer pan de vino y nueces?

Pan de vino tinto y nueces
(Para una barra)

250 de harina fuerza
50 de harina integral
1 cucharadita de sal
2 cucharaditas de levadura seca activa
125 ml de vino tinto
75 ml de agua
1 cucharada de aceite de oliva
1 cucharada de miel
150 gramos de nueces troceadas
Aceite y harina (para evitar que la masa se pegue al trabajar con ella)

  1. En un recipiente grande tamizamos juntas las harinas, la sal y la levadura.
  2. Con una batidora o un robot de cocina picadora picamos 50 gramos de las nueces y las batimos con el vino, el agua, el aceite y la miel.
  3. Vertemos esta mezcla en el recipiente con las harinas, añadimos el resto de las nueces y removemos bien todo con una cuchara de madera. Lo cubrimos con un paño y lo dejamos reposar diez minutos.
  4. Nos untamos las manos con aceite, engrasamos un poco una superficie limpia y trabajamos la masa con las manos durante un par de minutos (un amasado clásico, sin machacarla mucho). La devolvemos al recipiente, la cubrimos otra vez y la dejamos reposar diez minutos más
  5. Repetimos la operación de amasado un par de minutos más y hacemos una bola con la masa. La ponemos en un recipiente engrasado, la cubrimos y la dejamos reposar y crecer durante unos 45 minutos.
  6. Pasado ese tiempo, la aplanamos con las manos para desgasificarla, hacemos un rectángulo con ella y la enrollamos para darle forma de cilindro. La ponemos en una bandeja de horno forrada con papel vegetal, la cubrimos con un paño y la dejamos reposar una hora.
  7. Justo antes de cocerla, hacemos cortes diagonales cruzados en la superficie y espolvoreamos con harina. Horneamos 40 minutos a 200ºC y dejamos enfriar de todo sobre una rejilla antes de cortarla.

(Encontré la inspiración en el libro Short and Sweet, de Dan Lepard; y con esta receta colaboro en YeastSpotting)

 

About these ads

3 comentarios en “Pan de vino tinto y nueces

  1. Pingback: Blueberry Basil Cheesecake | One Prickly Pear

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s