Madeleines de té

madeleines de té

Lo mejor de la receta de las madeleines es que no sólo es muy fácil de hacer, sino que se puede dejar preparada del día anterior (y eso, además, hará que queden más esponjosas), y eso los hace los bizcochitos perfectos para hornear justo antes de que lleguen los invitados. Lo peor, es que de un día para otro dejan de ser unos tiernos pastelitos y se convierten en unas esponjas de corchopán, así que mi consejo es que os los comáis todos de golpe. ¡A lo loco!

La receta es (obviamente) muy parecida a la de las madeleines clásicas, con el añadido del en la masa, que se infusiona con la mantequilla para darles un toque sutil. Por eso hay que utilizar una variedad de té negro que tenga un sabor fuerte, o no se notará nada.

Sigue leyendo

Anuncios

Chai latte helado (cubitos de té chai)

té chai latte

En mi tierra, el calor ataca a traición. No es raro el día en que sales de casa con abrigo, a media mañana te quedas en mangas de camisa, en la sobremesa sudas como un pollo y por la tarde te cae un chaparrón. Y luego está el viento, que hace que la diferencia de temperaturas entre calles paralelas sea de 5 o 10 grados. Bueno, a lo mejor estoy exagerando… ¡Pero no mucho!

Por eso esta receta resulta tan útil: ¿de repente hace sol y te apetece una bebida fresquita? Aquí os dejo el té favorito de los hipsters de la Gran Manzana: el Iced Chai Latte, té chai con leche y hielo. El chai es una bebida india que combina té negro con especias, azúcar y leche. Esta versión, con el té congelado en cubitos, permite disfrutarlo en un pispás.

Sigue leyendo

Té americano

té americano

No tengo ni idea de por qué se llama té americano: en realidad es té negro infusionado en leche, con canela y limón. Y doy por sentado que si un inglés supiese cómo se prepara, le daría un infarto. ¿Habéis visto alguna vez Downton Abbey? ¿Os imagináis la cara que pondría la condesa viuda de Grantham si viese algo tan contrario a la tradición?

Descubrí esta forma de tomar el té en mi época universitaria, y entonces me tomaba una o dos tazas por semana (luego me pasé al enemigo y ahora generalmente tomo té verde solo, a la japonesa). Supongo que me gusta tanto porque me recuerda al arroz con leche… ¡Postre e infusión en una sola taza!

Sigue leyendo