Tortita gigante de arándanos (vegana, sin gluten y sin azúcar añadido)

Lo bueno de las tortitas es que son tortitas. Son ricas, esponjosas, se pueden preparar con un montón de ingredientes distintos y además se pueden congelar para ir sacando cuando nos apetezcan. Lo malo de las tortitas es que hay que cocinarlas de una en una y si, como a mí, os gusta montar una buena torre en el plato, lo mejor es hacerlas más bien pequeñas, así que acabas perdiendo un montón de tiempo entre sartenes. Así que, ¿y si en vez de hacer muchas tortitas pequeñas hacemos una sola pero muy grande?

El truco es o bien hacerla en una plancha tamaño industrial (y tener mucha fuerza y mucha maña para darle la vuelta) o bien, más fácil y más práctico, hacerla en el horno. Si tenéis una sartén de las que se pueden meter en él, estupendo; si no, podéis prepararla en un molde de tarta (intentad que no sea de fondo desmontable, porque la masa es muy líquida y podría verter un poco). Sale rica y jugosa y no tiene ni pizca de azúcar añadido: el sabor dulce se lo dan las frutas que lleva y la esencia de vainilla.

Sigue leyendo

Anuncios

Las 10 recetas más leídas de 2017

Si el año pasado empezaba este mismo post reflexionando sobre lo que había cambiado el blog desde sus inicios, lo de este año ha sido una locura. En marzo le diagnosticaron celiaquía al monstruito y tuvimos que desterrar de nuestra cocina las harinas de trigo y centeno, los copos de avena… ¡incluso los utensilios de madera, que pueden ser foco de contaminación cruzada! Con lo que me gustaba a mí hacer panes y amasar, tuve que cambiar el chip totalmente y aprender que las masas sin gluten son todas unas malas perras, que siguiendo la misma receta consigues resultados totalmente distintos según el preparado comercial que utilices y que hornear un pan sin gluten que esté rico de verdad es prácticamente una utopía.

Mi objetivo, desde el mismo día del diagnóstico, es que el monstruito pueda seguir disfrutando de las mismas cosas ricas que sus amigos (aunque en versión saludable siempre que sea posible). Aún me quedan recetas por probar y experimentos por dominar… pero creo que vamos por buen camino. Mientras, vosotros no dejáis de sorprenderme. A estas alturas ya no me extraña ver un brownie en el top 10 de 2017, porque siempre coláis uno… pero ¿qué os ha dado este año con la harina de garbanzos?

Sigue leyendo

Tortitas de plátano (veganas, sin gluten y sin azúcar añadido)

Pues nada, que se acaba el verano. Tampoco es que en mi tierra hayamos disfrutado de mucho sol, porque mientras el resto de la península sufría varias olas de calor por aquí estábamos más bien fresquitos, pero ahora llueve y se hace antes de noche y las tiendas están llenas de ropa de colores oscuros. Vamos, un rollo.

Así que, para animarnos, cuando tenemos tiempo intentamos empezar el día con desayunos diferentes, como estas tortitas de plátano, que a mis enanos les encantan y a mí me parecen más que razonables, porque la receta es vegana y sin azúcar añadido. Sí, ya, hacer tortitas da un poquito de trabajo, ¡pero hay que mimarse de vez en cuando!

Sigue leyendo

Tortitas de moras (sin gluten, veganas y sin azúcar añadido)

Esta vez sí. Las últimas tortitas que hicimos eran fáciles y rápidas, pero éstas, además, son jugosas y gordechas, que es como me gustan a mí. Son sin gluten, claro, para que el monstruito pueda disfrutar de ellas (teníais que ver cómo las devora). Son sin lactosa y veganas, porque ya que estaba decidí utilizar bebida de soja (que podéis sustituir por leche de vaca o por cualquier otra bebida vegetal). Son muy fáciles de personalizar: sólo tenéis que cambiar las moras por cualquier otro fruto del bosque (fresas, arándanos, frambuesas, grosellas…). ¡En general, son estupendas!

Son, además, una receta sin azúcar añadido, porque seguimos con el reto #70DíasSinAzúcar. Sé que a mucha gente le cuesta imaginarse un desayuno en el que no haya bollería, galletas o cereales azucarados, así que les voy a dedicar esta receta a ellos. ¿Tortitas saludables? Yes we can!

Sigue leyendo

Tortitas fáciles sin gluten (con harina de arroz)

Como ya os he contado alguna vez, la cantidad de harinas y similares que tengo ahora en la despensa es una locura: de maíz, de arroz, de tapioca, de garbanzo, de trigo sarraceno… ¡y no olvidemos los preparados comerciales! Vivo en un estado de experimentación permanente, a veces con cierto éxito y a veces con resultados lamentables. Pero hay días en que a una le apetece ponerse en plan alquimista en la cocina… y hay días en que una sólo quiere desayunar unas tortitas.

Esta receta es el equivalente sin gluten a la receta de tortitas fáciles que teníamos ya en el blog, de hecho los ingredientes y las proporciones son parecidos. Me gustó mucho porque sólo lleva un tipo de harina (de arroz, que además es muy fácil de encontrar en el supermercado) y no requiere subir claras a punto de nieve ni esperar a que la masa repose. Mezclar, batir, cocinar, comer. Con ella salen unas tortitas jugosas, un poco como crepes gordechas: están muy ricas (en casa las engulleron como si no hubiese un mañana), pero ya sabéis que yo soy más de tortitas esponjosas. Así que… ¡seguiremos probando!

Sigue leyendo